Atención primaria en salud versus Prevención de la enfermedad

Artículo de Profesionales por la Transformación de El Salvador (PROES)

El modelo de atención integral en salud con enfoque familiar y comunitario, que se desarrolló en El Salvador durante los gobiernos del FMLN, se fundamenta en la estrategia de Atención Primaria en Salud (APS).

Esto desde un abordaje integral de la persona a lo largo de su vida, así como de la familia y la comunidad, partiendo de que el control de la determinación social de la salud para reducir la inequidad en la gestión y prestación de servicios radica en la ciudadanía, reconociendo las bondades de la promoción de la salud y la prevención de enfermedades a partir de la detección temprana de condicionantes y riesgos que solo es posible donde la gente desarrolla su vida.

Dicho modelo obliga a articular el tratamiento de acuerdo a las necesidades y características de la persona en su entorno, lo cual exige una reorientación de los servicios de salud integrándolos en redes que potencializan sus capacidades, al conjugar la atención general y la especializada con el trabajo integrado a la comunidad y con las organizaciones de base comunitaria, para garantizar el amplio conocimiento e incidencia en la realidad de la población, el acceso oportuno a servicios de promoción, prevención, curación, control y rehabilitación, según sea necesario y pertinente para lograr el mejoramiento del nivel de salud de la persona, familia y comunidad. Desde el año 2007, la Oficina Panamericana de la Salud (OPS) remarcó la importancia del modelo fundamentado en la APS, que permite un enfoque amplio de la organización y operación, que hace del derecho a alcanzar el mayor nivel de salud posible su principal objetivo y que maximiza la equidad y la solidaridad del sistema.

La OPS reconoció la necesidad de trascender del enfoque preventivo al enfoque integral de promoción de la salud y le dio un respaldo decisivo a la Reforma iniciada en 2009. La aplicación del modelo de salud en el decenio anterior se sustentó en el desarrollo de Equipos Comunitarios de Salud Familiares y Especializados, conocidos como Ecos F y Ecos E, que progresivamente lograrían cerrar las brechas de cobertura y acceso a la salud, iniciando con la población más vulnerable. Según la última memoria de labores del Ministerio de Salud, de mayo 2019, había 576 Ecos F funcionando y brindando atención en salud a 1.5 millones de personas.

¿Cuál es el valor agregado del modelo de salud familiar desarrollado con la mencionada Reforma, centrado en las personas, familias y comunidades, y fundamentado en una política de promoción de la salud?  Reconoce la salud como un derecho humano, con equidad y solidaridad;  Desarrolla un abordaje integral a personas, familias y comunidades;  Procura el acceso y la cobertura universal mediante la protección social en salud;  Garantiza una atención integral, continua y centrada en las necesidades y expectativas de salud de las personas, incluyendo la atención socio-sanitaria y la prevención de las enfermedades. Desde su base conceptual, este modelo incidió en las determinantes sociales, mejoró la salud y las condiciones de vida de la población, influyó en decisiones de políticas públicas, garantizó el derecho humano a la salud, con equidad, justicia e inclusión social y avanzó en el análisis y accionar participativo sobre la determinación social. Los resultados positivos obtenidos, en cuanto a la reducción de la mortalidad materna e infantil, la disminución del gasto de bolsillo, entre muchos otros, son reconocidos por la OPS y otras instituciones internacionales, como ejemplo en toda Latinoamérica.

El accionar del actual gobierno en materia de salud revela retrocesos en el modelo aplicado, al retomar el enfoque centrado en la prevención de enfermedades aplicado durante los gobiernos del partido ARENA, que en realidad enfatizaron la curación pues nunca hicieron prevención, se rehusaron a abordar las causas estructurales de las enfermedades (como el modelo de desarrollo favorable a una minoría), su determinación social y la participación crítica y protagónica de las personas como sujetos de derechos. Ese enfoque preventivo-curativo es individual, de alcance limitado y poco efectivo tal como queda demostrado con el desborde de los casos de dengue en el momento actual; pues solo se retoman las acciones necesarias para atacar los factores de riesgo, disminuir las complicaciones de la enfermedad, proteger a personas y a grupos en riesgo de agentes agresivos. Volver al enfoque basado prevención enfatizando la curación de las enfermedades implica los siguientes riesgos:  Abordaje individualista y reducido, sin retomar la salud como derecho humano, ni la determinación social, la intersectorialidad y la participación;  Cobertura universal pero de paquetes extremadamente básicos (salud para pobres);

 Promover el acceso al aseguramiento de la salud a la medida de la capacidad de pago y de acuerdo a paquetes (lo que ARENA llamaba “paquetes de aseguramiento”);  A partir de los paquetes básicos y de bajo costo se puede proponer la descentralización del primer nivel de atención a los gobiernos locales para fragmentar más la provisión de servicios;  Desde el enfoque de costo eficiencia se puede plantear la racionalización de los costos introduciendo los copagos y otras formas excluyentes e inequitativas;  Cambios en el funcionamiento de los Ecos F, incluso la modificación de su constitución o su cierre, ya que no interesa el abordaje integral de la población ni la adscripción de las familias, para avanzar en la cobertura y el acceso universal. Solo se ofrecerían paquetes preventivos y educativos que den la apariencia de hacer algo por la población, sin mayor impacto.

A manera de ejemplo, ante un caso de enfermedad diarreica, el enfoque exclusivamente preventivo solo aborda la enfermedad y su prevención. Un paquete básico para esta morbilidad puede ser: antiparasitarios, antibióticos, suero oral, vacuna contra el rotavirus (incluida gratuitamente en el esquema de vacunación por los gobiernos del FMLN) y acciones educativas. En cambio, con el modelo centrado en la persona, familia y comunidad, la atención se daría en tres esferas: primero, el tratamiento de la enfermedad con medicamentos y atenciones necesarias en los diferentes niveles de la red de servicios, con vacunación rotavirus, campañas de saneamiento ambiental y acciones educativas para prevenirla; segundo, apoyar a la familia en la búsqueda de mejorar su calidad de vida; tercero, la comunidad aborda las causas de la diarrea a través de la intersectorialidad, como la introducción de agua potable, la incidencia en las políticas municipales y locales para mejorar la calidad de vida de la comunidad, entre otras acciones.

La población debe defender los logros alcanzados, pues el actual gobierno podría reducir los servicios de salud que brindan los Ecos F y el resto de la Red de Servicios a la modalidad de paquetes básicos preventivos y privatizar los demás servicios, lo que dejaría a los sectores de bajos recursos sin acceso a los mismos, volviendo a un sistema inequitativo y desigual como el que estaba estructurado antes de 2009.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS