En enero pasado, el presidente de EEUU, Donald Trump, destituyó  al fiscal general Sally Yates, después que se negase a defender en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por la Casa Blanca.


 


En enero pasado, el presidente de EEUU, Donald Trump, destituyó  al fiscal general Sally Yates, después que se negase a defender en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por la Casa Blanca.

“Yates traicionó al Departamento de Justicia al negarse a hacer cumplir una orden diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

No obstante, esta acción no ocasionó indignación mundial como ha ocurrido en el caso de Venezuela, donde la Asamblea Nacional Constituyente, que inició a sesionar este viernes, removió de su cargo a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz.

Luisa Ortega Díaz fue acusada de violar la ética pública al mentir sobre la supuesta "falta de legitimidad de origen" de los magistrados y criticada por su papel durante las protestas violentas de la derecha venezolana. Los constituyentistas nombraron a Tarek William Saab como nuevo fiscal de la nación, luego de cumplir funciones como defensor del Pueblo. 

Diferentes gobiernos de derecha han condenado esta acción, pero no lo hicieron cuando Trump destituyó al fiscal Yates.

El portal de filtraciones estadounidense WikiLeaks ha dicho a través de su cuenta en Twitter, que el mayor interés que sigue persiguiendo Estados Unidos en Venezuela desde hace décadas es el petróleo.

Desde hace meses, el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha resistido una embestida de una ola de protestas, boicot económico y financiero, promovido por la derecha nacional e internacional.


 

 

 

DE INTERÉS

Muyshondt viola el Código Electoral con campaña adelantada

El diputado Ernesto Muyshondt, del derechista partido Arena, continúa en campaña…

MÁS VIDEOS