El canciller Hugo Martínez dijo este martes que para la próxima semana viajará a EEUU, junto con diputados de diferentes fracciones, para cabildear la continuidad del TPS e incorporarán en la agenda el DACA.

Hugo Martínez, canciller de la República.Hugo Martínez, canciller de la República.


El canciller de la República, Hugo Martínez, reaccionó este martes ante la decisión de Estados Unidos de concluir dentro de seis meses el programa DACA, que da protección migratoria a jóvenes que llegaron a esa nación siendo niños y actualmente estudian en ese país.

Martínez fue enfático en decir que los aproximadamente 60 mil salvadoreños que están bajo este programa no es que ya serán deportados, más bien, al final podrían verse beneficiados con las medidas que pueda tomar el Congreso norteamericano.

Donald Trump, presidente de EEUU, decidió este martes poner fin al DACA, el programa de la era Barack Obama, que protege de la deportación y permite obtener permisos de trabajo a unos 800,000 dreamers, que llegaron a Estados Unidos como menores, que actualmente unos estudian  y otros trabajan.

“En primer lugar, lo que quiero decir categóricamente es que no se está hablando de remociones o deportaciones inmediatas, he visto ya algunos tuits diciendo: ‘estos jóvenes van a venir mañana a encontrarse con un país que no conocen’. Eso no es cierto. Estamos hablando que la administración dice: ‘damos seis meses para que trabajemos junto al Congreso de Estados Unidos en una salida”, manifestó.

Ellos y sus parientes deben accionar desde ya para presionar de la importancia que tienen en esa sociedad, en la que se han desarrollado desde la infancia, dijo el jefe de la diplomacia salvadoreña, al mostrarse optimista de que no todo está perdido.

De hecho, adelantó que para la próxima semana emprenderán un viaje a Estados Unidos junto con diputados de diferentes fracciones, para cabildear sobre la continuidad del TPS, pero a raíz de este nuevo escenario incorporarán en la agenda el DACA.

Incluso, indicó que actuarán en alianza junto con los otros países para presentar alternativas a la permanencia de sus ciudadanos, que han crecido y se han desarrollado en Estados Unidos.