559 agentes de policía han sido detenidos en lo que va de 2017 por diversos delitos, entre ellos vínculos con pandillas, robo, asesinato, informó el director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto.


Según el director, 220 policías fueron capturados "fuera del servicio policial" y cometieron "delitos en su condición individual" como robos, hurtos, daños por estado de ebriedad, violencia intrafamiliar y estafa, entre algunos delitos, y representa el 39% del total de policías detenidos.

Otros 200 fueron detenidos en procedimientos policiales y en intercambios de disparos con estructuras criminales, "donde han resultado lesionado o muertos un individuo", lo que representa un 36% de las capturas, agregó el alto jefe policial.

Mientras que el 25%, 139 agentes, han sido detenidos "producto de investigaciones realizadas por la PNC en contra de estructuras criminales y están involucrados" en delitos, o "forman parte de una estructura criminal, ya sea de pandillas o por su participación en estructuras de exterminio", detalló Cotto.

Advirtió que uno de los propósitos de las estructuras criminales es "permear" tanto a la PNC como la Fiscalía General, el sistema judicial "y también buscar permear a periodistas y lo mismo empresas formales que terminaron siendo cooptadas por el crimen".

El jefe policial destacó la transparencia de la institución policial en estos casos y siempre vamos "a demostrar la participación de policías en casos que los amerite y no los vamos a ocultar".

En estas investigaciones participan las unidades policiales de Control, Disciplina y Asuntos Internos.

"Hemos tomado la decisión de transparentar esta información, no ocultar estos datos. La transparencia siempre fortalece a las instituciones", aseguró.

El director hizo un llamado a todas las instituciones del Estado y de la sociedad, a que "avancen en depurar a aquellas personas que también cometen estas mismas acciones".