El Vicepresidente de la República, Oscar Ortiz, informó que las reformas presentadas este día al Congreso, aumenta la pena a 50 años de prisión para quienes atenten contra funcionarios de seguridad y miembros de la Policía, Fuerza Armada, Centros Penales, jueces y Fiscalía.


"Se endurecerán las penas. Como mínimo serán 50 años para todo aquel que tenga que ver con el asesinato o que realicen ataques a los miembros de la seguridad pública. Vienen un conjunto de disposiciones para proteger a la corporación policial y de seguridad", indicó el vicemadatario durante la conferencia de prensa en la Asamblea Legislativa.

Dentro de las disposiciones penitenciarias, la pena de prisión la deberá cumplir y estarán sometidos a un régimen de internamiento especial: se les restringirá el desplazamiento de los privados de libertad, a través del encierro o cumplimiento de la pena en celdas especiales, con el beneficio del sol.

Asimismo, tendrán una restricción de visitas de toda clase, “los defensores debidamente acreditados, ejercerán el derecho de comunicarse con el interno, en recintos especialmente habilitados”, dice parte de la reforma.