Las seis cordilleras cafetaleras del país ya cuentan con sus respectivas denominaciones de origen, trabajo realizado por el Consejo Salvadoreño del Café (CSC), institución adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).


“Una denominación de origen es un instrumento del Estado que se da en una concesión a un órgano de administración, para proteger la calidad de un producto vinculada a su origen en una zona geográfica determinada”, explicó el director del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), Hugo Hernández.

Según el funcionario, la denominación de origen es una herramienta que genera una importante ventaja competitiva para los productores que están inscritos a dicha denominación de origen.

Es importante que las cordilleras cafetaleras cuenten con denominación de origen, ya que es una herramienta para valorizar el café en el mercado internacional y porque existe demanda en los mercados mundiales de productos con calidad, inocuidad y origen, razón fundamental para que los países realicen esfuerzos adicionales para potenciar la calidad de sus productos a través de marcas registradas.

Para el desarrollo del proyecto de denominación de origen en las cordilleras: Cacahuatique, Alotepec, Bálsamo –Quezaltepec, Tecapa- Chinameca y Chichontepec, se contó con el apoyo de otras instituciones del Estado, que por ley tienen que estar involucradas, como el Ministerio de Economía (MINEC), y el Centro Nacional de Registros (CNR).

El proceso para el establecimiento de las denominaciones de origen inició con la socialización del proyecto a través de reuniones y capacitaciones dirigidas a técnicos de instituciones, representantes de instituciones cafetaleras, productores, exportadores, beneficiadores, cooperativas productoras del sector reformado y privadas.

Beneficios de contar con denominación de origen: Calidad vinculada a su origen; herramienta para valorizar el café; valor agregado económico: Asignación de un precio premium; tendencias de crecimiento en el mercado internacional; protección al medio ambiente; potencializa las caracterizas culturales, sociales, ecológicas de las zonas; percepción del consumidor sobre la calidad; reputación y fomento de rutas turísticas.