El Gobierno de El Salvador rechazó tajantemente las declaraciones del presidente de EEUU, Donald Trump, que calificó a los migrantes del país como criminales y reaccionó ante sus declaraciones, que dejaría de ayudar al país por los crímenes que comete la Mara Salvatrucha en suelo estadounidense.

Salvadoreños en Estados Unidos.Salvadoreños en Estados Unidos.


"Expresamos nuestro firme y total desacuerdo ante las voces que califican a todos nuestros migrantes como criminales, pues la gran mayoría de salvadoreños en suelo estadounidense son gente trabajadora y luchadora, que dan un aporte destacado a la economía de ese país norteamericano", sostiene la Presidencia de la República en un comunicado emitido tras las declaraciones del gobernante norteamericano.

Trump amenazó con detener la ayuda financiera y cooperación a los países con pandillas transnacionales, que ingresan a Estados Unidos y cometen crímenes.

El Gobierno salvadoreño afirmó que las pandillas tienen su origen en Estados Unidos, a la vez que aclaró que no sólo salvadoreños integran la MS13.

"Enfatizamos que la pandilla MS-13 es una organización originada en Estados Unidos y que el incremento de deportaciones de sus miembros desde la nación norteamericana a partir de la mitad de la década de los 90s inició un endurecimiento en sus actividades criminales en El Salvador y demás países de la región centroamericana, que sufrimos el mayor impacto de sus acciones", se menciona en la nota oficial.

El Gobierno destaca que El Salvador es socio estratégico de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y ha propinado golpes de los más fuertes en la región a los narcotraficantes y ha decomisado grandes cantidades de drogas en los dos últimos años.

El Salvador ha cumplido sus compromisos en el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad, de trabajar para que se reduzca la migración, lo cual se está logrando y agradecemos a Estados Unidos por su apoyo decidido a estas acciones.

La cantidad de deportados desde Estados Unidos a El Salvador se redujo un 29.9% entre enero y abril de 2018 en comparación con el año anterior. De 6,693 retornados en 2017 se pasó a registrar 4,759 en el primer cuatrimestre de este año, casi dos mil menos.

Por otra parte, Estados Unidos registra una notable reducción de menores y unidades familiares de salvadoreños detenidos en la frontera sur de ese país. El Salvador es el país del Triángulo Norte con menos detenidos.

También hemos cumplido con el Plan El Salvador Seguro, que está influyendo positivamente en la reducción de los índices de criminalidad y en el cual participó desde su formulación y sigue participando la cooperación de Estados Unidos.

Somos socios importantes para Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, durante 2017 se decomisaron 7,975 kilos de drogas (la mayoría cocaína y marihuana), valorada en $183 millones, y en lo que va de 2018 ya se acumulan 2,110 kilos incautados, equivalente a $4,2 millones.

El Gobierno de El Salvador reitera su compromiso de trabajar para asegurar el éxito total del Plan de la Alianza para la Prosperidad, el cual consideramos parte de nuestra agenda estratégica en el empeño de reducir aún más la migración irregular y el compromiso de atender y reinsertar en nuestra sociedad a los compatriotas retornados, se concluye.