La organización social MOVIAC, sostiene que Arena y sus aliados en la Asamblea Legislativa está planteando una ley de agua a la medida de sus intereses.

Foto VD/ Movimiento de Victimas y Afectadas por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC).Foto VD/ Movimiento de Victimas y Afectadas por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC).


El Movimiento de Victimas y Afectadas por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC), expresó este miércoles que las facciones legislativas de derecha, liderada por el partido Arena, estarían diseñando una ley de agua a la medida de sus intereses.

“Ellos quieren continuar con el negocio y por eso están planteando una ley a la media de sus intereses, rechazamos enfáticamente la ley integral del agua”, expresó Geremías Pintín del Movimiento de Victimas y Afectadas por el Cambio Climático.

MOVIAC, organización que aglutina a diferentes movimientos que defienden y protegen los recursos naturales, plantea que están dispuestos a luchar para que las intenciones de la derecha y la empresa privada no se concreten.

Pintín considero que la defensa del agua “es una lucha de vida o muerte, donde debe prevalecer la vida” y no los intereses mezquinos de la empresa privada.

“El agua, si es un bien común, debe ser pública y debe estar administrada por un ende público y no por privados que tengan intereses económicos que buscan lucrarse y hacer del agua una mercancía”, puntualizó.

Ayer la iglesia católica se sumo al clamor del pueblo y expresó que no se debe permitir que los pobres mueran de sed,

“No permitamos que los pobres mueran de sed”, es el llamado que hace la Conferencia Episcopal, en rechazo a la propuesta de ley de agua de los partidos de derecha en la Asamblea Legislativa y que han tomado como base para la discusión.

La iglesia católica rechazo cualquier intento de privatización del agua, consideró que este es un bien público que debe estar administrado por el Estado y no por la empresa privada.

“Es indispensable que el ente rector de la administración del agua tenga una junta directiva predominantemente estatal. El agua es un derecho humano que no deber ser privatizada”, expresó la iglesia católica.