El muro de desinformación y guerra mediática erigido contra la Revolución Sandinista, se desmorona con iniciativas como el debate sobre la actualidad nicaraguense, celebrado hoy en El Salvador.


Gilda Bolt, embajadora de Nicaragua en El Salvador, esclareció dudas sobre la situación en su país, desatada por una oposición renuente al diálogo, y que ha intentado en vano criminalizar al gobierno y las instituciones.

'Vivimos tiempos difíciles, pero sabemos que los retos y desafíos son las oportunidades para construir un mejor mañana', aseguró la también viceministra de Relaciones Exteriores, quien lamentó la pérdida de vidas humanas.

Destacó que para su gobierno es inaceptable la ruptura del Estado de derecho, defendido por instituciones como la policía, creada en 1979 con el triunfo de la Revolución Sandinista. 'Estamos comprometidos de aplicar justicia, nuestra población merece vivir en paz', enfatizó Bolt, quien reiteró la voluntad gubernamental de discutir de todo en la mesa de diálogo, pero sin violencia.

Nicaragua enfrenta un golpe de Estado que la oposición quiere vender como una lucha cívica, con el propósito último de desmantelar la institucionalidad construida por el sandinismo en 1979, enfatizó la diplomática.

 

 

ANUNCIO FOSALUD

 

 

DE INTERÉS

Hugo Martínez sostiene encuentros con comunidad salvadoreña y congresistas en Washington

El candidato presidencial por el FMLN, Hugo Martínez, se reunió con compatriotas…

 

completo

 

 

HOLA